Sun. Jun 16th, 2024

La familia Osbourne no deja de sorprender. Esta semana, Kelly Osbourne, la hija del cantante de Black Sabbath, reveló que en los años noventa estuvo al borde de la muerte cuando su hermano Jack le disparó en una pierna. “Me disparaste… Y casi muero”, le dijo la panelista e influencer de 39 años, a su hermano, de 38, en el episodio del 23 de abril de The Osbournes Podcast, que ambos grabaron junto a sus padres, Sharon y Ozzy.

Sharon, que suele velar durante el programa por la buena imagen de los integrantes del clan, se apresuró entonces a pedirles que aclararan que el arma que Jack estaba usando era una pistola de perdigones. Sin embargo, Kelly desbarató la intención de su madre de quitarle dramatismo a la historia e insistió en que la experiencia fue tan dolorosa como traumática. “Mamá, me atravesó la pierna y salió por el otro lado”, recordó.

Jack esta vez estuvo de acuerdo con su hermana y reforzó el concepto de que los perdigones pueden ser peligrosos. “Podés matar a alguien con una pistola de perdigones”, le aclaró a sus padres. Inmediatamente después, el patriarca de la familia tomó la palabra y le preguntó a su hija si le había dolido mucho. Y ella no se anduvo con rodeos: “Papá, sentí como si alguien me hubiera atravesado la pierna con un atizador caliente muy rápido, porque me quemó un poco”.

Kelly reveló que, de todos modos, el momento más doloroso se produjo después de que el perdigón le perforara la pierna. Lo peor, según ella, llegó cuando los profesionales de la salud de un hospital inglés tuvieron que limpiar la herida. “Era un pequeño hospital en el medio de la nada, en Inglaterra, en los años 90. Su máquina de rayos X no funcionaba. Así que agarraron un hisopo bien largo, lo envolvieron en una gasa, lo sumergieron en yodo y atravesaron el agujero, a ciegas, sin una placa como referencia, para asegurarse de que no quedaran trozos de perdigones dentro de mi pierna”, recordó mientras Jack hacía gemidos de dolor.

Luego, los hermanos recordaron que cuando ocurrió el incidente, al que catalogaron como “accidente”, su padre estaba trabajando en el set de una película, por lo que un tío estaba a cargo de ellos. Pero una declaración de Rick encendió la polémica: “Mi culpa fue haber operado el rifle de aire comprimido. Y la tuya fue correr delante de mí mientras disparaba”, observó.

Pero Kelly, esta vez, no estuvo de acuerdo y defendió a rajatabla su inocencia. Previendo que esta vez sus hijos no iban a ponerse de acuerdo, Ozzy dio por terminado el tema y les rogó que pasaran a un tema “más feliz”.

Esta no es la primera revelación que los miembros de la familia realizan en su podcast. En octubre de 2023, Sharon se refirió al pacto suicida que realizó con su marido dos décadas atrás. Todo comenzó cuando Jack le preguntó si todavía seguía vigente aquel plan. Y la madre del clan no dudó en responder: “Claro. No queremos atravesar el sufrimiento. El dolor mental es suficiente como para sumarle el físico. Entonces, si tenés problemas físicos y mentales, nos vemos”, sintetizó.

Sin cuestionar los planes de sus padres, Kelly planteó otro escenario: “¿Pero y si pudieras sobrevivir?”. Lejos de cambiar de opinión, su madre insistió: “¿Qué pasa si sobrevivís, pero no podés limpiarte el trasero, orinás por todas partes y no podés comer?”.

Ya en septiembre de 2007 Sharon había declarado en una entrevista publicada por Daily Mirror que tanto Kelly como sus hermanos Jack y Aimee habían “acordado seguir los planes” de su mamá y su papá. “Todos nosotros consideramos a la eutanasia como un recurso 100% válido. Hemos elaborado planes para ir a utilizar el recurso del suicidio asistido en Suiza si alguna vez tenemos una enfermedad que afecte a nuestro cerebro. Si Ozzy o yo alguna vez tuviéramos Alzheimer, ese sería nuestro destino”, reveló en aquel momento. E indicó: “No vamos a permitir que nuestros hijos pasen por eso”. La idea del matrimonio, llegado el caso, es hacer uso de los servicios que ofrece Dignitas, una organización especializada en suicidio asistido por médicos que opera en aquel país europeo.

Según explicó en su libro autobiográfico, Survivor: My Story – The Next Chapter, ella y el líder de Black Sabbath tomaron esa importante y polémica determinación luego de ver como su padre, Don Arden, se convirtió en un “caparazón” debido a su enfermedad. “Su deterioro fue muy rápido y cruel. La batalla contra el Alzheimer fue muy cruel”, indicó la exjueza de America’s Got Talent.

By magazineturisticodigital.com.ar

TURISMO DE ARGENTINA Y EL MUNDO