Wed. Jun 19th, 2024
La práctica de yoga que combina exigencia y espiritualidad
La práctica de yoga que combina exigencia y espiritualidad

La variante Jivamukti yoga, creada por los norteamericanos Sharon Gannon y David Life en Nueva York hace unos 40 años, busca encontrar el camino hacia la liberación.

El nombre que le otorgaron no es casual: jivamukti deriva de dos palabras que en sánscrito quieren decir liberación mientras se vive. “No hace falta aislarse ni convertirse en otra persona para alcanzar la felicidad total. Jivamukti refleja que es posible vivir una vida iluminada y progresar espiritualmente con las circunstancias que a uno le tocaron. No hace falta más”, revelaron sus creadores en una entrevista años atrás.

Jivamukti está basado en el hatha yoga tradicional aunque sus asanas –nombre que se le atribuye a las posturas–, se realizan de manera más dinámica y fluida. “A diferencia de otras prácticas de yoga, en Jivamukti cada mes se trabaja y se prepara un nuevo tema en concreto que, generalmente, hace hincapié en los yamas y niyamas –fundamentos éticos del yoga que sus practicantes deben cumplir y respetar para vivir la esencia de la disciplina–”, explica Abril Varela, instructora certificada de Jivamukti yoga. Según desarrolla, en cada ocasión se “setea” una intención para poder desarrollar una práctica espiritual elevada y más consciente; “las posturas, los mantras iniciales, la charla espiritual y hasta la música están relacionadas al foco del mes (FOM)”, cuenta.

Trabajaba en una excavación, detectó un bulto fangoso y resolvió un rompecabezas del mundo de los dioses

La idea tras las clases se basa en ahimsa (en sánscrito, no violencia) dado que yoga no es únicamente practicar los distintos asanas, sino también trasladar lo aprendido a la vida diaria: a lo que se consume y todos los actos que uno realiza; se lo podría sintetizar como vivir de una forma ética y correcta durante las 24 horas del día.

“Cuando encontré Jivamukti, sentí como si hubiera descubierto un tesoro escondido. Me sentí aliviada cuando me di cuenta de que con la práctica de yoga puedo ir hacia lo más profundo de mi ser y abrazar a mi yo espiritual”, dice Juana Etchehoyen, de 32 años, que descubrió esta disciplina hace dos años cuando vivía en Barcelona.

También son devotos algunos famosos de Hollywood y de la industria musical como Gwyneth Paltrow, Christy Turlington, Uma Thurman, Russell Simmons y Sting, que suelen ser fotografiados en el Jivamukti Yoga Center de Nueva York, el estudio más conocido de los Estados Unidos para practicar esta disciplina.

La práctica de yoga que combina exigencia y espiritualidad

Varela explica que para conocer cuál es el sentido de la vida y tomar conciencia de las acciones, pensamientos y palabras este tipo de yoga trabaja con cinco principios o pilares fundamentales.

  • Ahimsa o no-violencia. Se rige por los principios de la compasión hacia los demás, sin violar sus derechos, actuando, pensando y hablando sin violencia y respetando también los derechos de los animales
  • Shastra o estudio de las escrituras sagradas. Aquellos conocidos como los yoga sutras de Patanjali, Hatha yoga pradipika o la Bhagavad Gita, todos textos tradicionales considerados como guías del yoga para alcanzar una vida libre y plena
  • Nada o sonido. Tiene que ver con todos los sonidos que acompañan a la práctica, entre ellos, música, cantos del profesor, el sonido de la respiración y mantras
  • Bhakti o devoción. Se basa en cultivar la creencia de que Dios está en todas las cosas y en todos
  • Dharana o meditación. La práctica de concentrarse en un tema en concreto y, en lo posible, alcanzar un estado de concentración total

Por qué es tan importante el sóleo, el músculo al que llaman el “segundo corazón”

Existen varios estilos de clase de Jivamukti. Varela explica que, por un lado están lasbasicque duran 90 minutos y trabajan la base de las posturas, el alineamiento y la técnica de respiración lenta ujjayi. El estilo del “guerrero espiritual” es una secuencia de 60 minutos, que desafía física y dinámicamente. Un tercer tipo es el de las clases opencuya duración oscila entre los 75-120 minutos y se caracteriza por ofrecer la experiencia completa. Al principio se citan o cantan mantras en sánscrito o se hace una lectura sobre las enseñanzas ancestrales del yoga y luego se sigue con secuencias que se centran en la alineación de la respiración con el movimiento.

“Cada postura supone un desafío para el practicante, donde uno se enfrenta con sus miedos y limitaciones mentales. La respiración calma esos temores y alinea con el propósito e intención”, agrega Varela. La respiración es entendida en Jivamukti como la herramienta que puede traspasar barreras: “Alivia las tensiones mentales y físicas y solventa bloqueos intelectuales y pensamientos debilitantes”, añade la instructora.

En general, el fin del yoga no es trabajar a nivel muscular, sino centrarse en ligamentos, articulaciones y fascias. Para Varela, la clave de Jivamukti es que enseña a ser más compasivo con el resto y con uno mismo. “Empezás a ver las cosas con otra perspectiva y con una mirada más cálida, entendiendo que todo el mundo trae una historia y un bagaje que a veces ni se dan cuenta que lo tienen pero que esta ahí”, dice. La instructora considera fundamental entender que la parte física y mental “es todo parte de lo mismo” y que, cuando uno comienza a limpiar sus pensamientos, se manifiestan beneficios en el cuerpo como la comodidad de habitarlo y la aceptación del mismo.

By magazineturisticodigital.com.ar

TURISMO DE ARGENTINA Y EL MUNDO