Wed. Jun 19th, 2024
Luego de que Jon Bon Jovi reconociera que no fue “un santo” en su matrimonio, su esposa no estuvo presente en la presentación de su serie documental
Luego de que Jon Bon Jovi reconociera que no fue “un santo” en su matrimonio, su esposa no estuvo presente en la presentación de su serie documental

Se casaron en 1989, pero no todo el camino que recorrieron juntos fue un lecho de rosas. Al menos eso admitió Jon Bon Jovi sobre su relación con Dorothea Hurley, la mujer a la que conoció en el colegio secundario y que se mantuvo a su lado en las buenas y en las malas. El domingo pasado, el cantante, que actualmente promociona su serie Thank you, Good Night: la historia de Bon Jovi (Star+), declaró en una entrevista publicada por The Independent que no fue precisamente “un santo” en su matrimonio.

“Están todos esos maravillosos clichés de la estrella del rock”, declaró el vocalista. Y explicó: “Se trata de no mentir nunca sobre haber sido un santo, pero tampoco ser tan tonto como para joder la vida familiar”. Bon Jovi también elogió la tolerancia de Hurley por su infidelidad, sobre la cual escribió en su exitoso sencillo de 1993, “Bed of Roses”. Allí, él canta: “Ahora, cuando cierres los ojos, sabé que voy a estar prensando en vos, mientras mi amante me llama para volver a ser el centro de atención”.

Luego de que Jon Bon Jovi reconociera que no fue “un santo” en su matrimonio, su esposa no estuvo presente en la presentación de su serie documental

El pasado jueves por la noche se realizó una proyección especial de la serie documental que repasa su vida y, para sorpresa de todos, Bon Jovi caminó solo por la alfombra roja. Inmediatamente, los rumores sobre una potencial crisis matrimonial desencadenada por las declaraciones del músico comenzaron a sonar fuerte tanto en las redes como en algunas de las crónicas de medios que cubrieron el evento.

Una larga historia

La explicación sobre aquella notoria ausencia llegó recién este sábado, cuando el representante del músico le informó a Page Six que la instructora de karate, de 61 años, no pudo asistir porque contrajo Covid y, por lo tanto, se encuentra en cuarentena. “Aunque ya desde esta mañana se siente bien y recuperada”, afirmó el portavoz.

Bon Jovi y Dorothea comparten una historia de 40 años de relación, 34 de matrimonio y la crianza de cuatro hijos: Stephanie (30), Jesse (28), Jake (20) y Romeo (19). “Crecimos juntos y realmente nos gustamos y queremos pasar la vida juntos”, recalcó el músico hace un tiempo en una entrevista. “Trabajamos duro en eso y nos disfrutamos mutuamente”, dijo el vocalista de “Livin’ On A Prayer”, e insistió en que tanto él como su esposa han sabido separar su vida profesional de la relación de pareja. “Escribir canciones es solo lo que hago, no es quien soy”, remarcó. “Me sentí inmediatamente atraído por ella desde el minuto en que la vi, y eso nunca ha cambiado en 40 años”, agregó.

Además de perdonarle alguna que otra infidelidad, Dorothea también fue una roca durante algunos vaivenes que tuvo el músico con su salud mental. En 2016, él admitió que los tres años anteriores habían sido los peores de su vida, después de que Richie Sambora, guitarrista de Bon Jovi, abandonara abruptamente la banda tras 30 años. “Fue una época muy, muy difícil, de la que todavía no me he recuperado del todo, pero mi mujer se ha portado increíble. Sin ella no estoy seguro de cómo lo habría superado”, le dijo a The Mirror.

El cantante reconoció que su esposa fue un pilar fundamental en sus momentos de crisis

Anteriormente, el artista había revelado que en 1991 sufrió una crisis nerviosa luego de que las giras de presentación de su tercer disco, Slippery When Wet, lo dejaran completamente exhausto. Mientras buscaba ayuda psicológica con un profesional, por su cabeza pasó la idea del suicidio. “No estoy preparado para contarlo todo, pero no fue nada lindo”, aseguró. Allí, además, encontró refugio en la actuación. “Descubrí que actuar me liberaba”, afirmó sobre su breve incursión en ese mundo.

By magazineturisticodigital.com.ar

TURISMO DE ARGENTINA Y EL MUNDO