Sun. Jun 16th, 2024
34 segundos de terror. Así fue el robo en un histórico café de San Telmo que había estado cerrado desde 2001 y reabrió en febrero
34 segundos de terror. Así fue el robo en un histórico café de San Telmo que había estado cerrado desde 2001 y reabrió en febrero

Luego de superar una tragedia, permanecer más de 20 años cerrado y abandonado, a dos meses de abrir sus puertas, el emblemático café Saeta, situado en el barrio porteño de San Telmo, fue víctima de un robo en el que cinco delincuentes ingresaron armados y se llevaron el dinero de la recaudación y objetos personales de empleados. El golpe, tipo piraña, duró 34 segundos en los que fueron desvalijados un puñado de clientes y los empleados del local.

Según el parte policial, Personal de la Comisaría Vecinal 1F “se trasladó en horas de la madrugada del domingo hasta un comercio ubicado en Chile y Perú, donde cinco delincuentes ingresaron mientras el local estaba a poco de cerrar y le robaron celulares y pertenencias a clientes y empleados, como así también la recaudación de la fecha”.

La Policía de la Ciudad además informó que tras cometer el robo, los ladrones se dieron a la fuga en un Ford Focus “cuya patente en realidad pertenece a un Citroen C3 que posee un alerta temprana por robo a mano armada”.

Ssstwitter.com 1714428829279

En este caso, fueron cinco los jóvenes delincuentes que, a las 00.52 del domingo, irrumpieron en el salón del café donde había una mesa con clientes y estaban los empleados del lugar. A punta de pistola, los delincuentes comenzaron a sustraer las pertenencias de los empleados y clientes. Todo el golpe duró solo 34 segundos.

Los ladrones utilizaron la misma modalidad de robo, tipo piraña, que los delincuentes que el miércoles por la noche asaltaron una pizzería en Almagro y quedaron registrados en las cámaras de seguridad del local.

Todo el barrio le tenía un cariño especial a Saeta y a sus dueños, pero después de casi 40 años en operación, el cierre definitivo ocurrió en 2001, no solo debido a la crisis económica que afectaba al país, sino también por un trágico accidente. “En el barrio se produjo una fuga de gas, que se acumuló en el sótano del bar. Un repartidor de gaseosas descendió al sótano y al estar ahí se produjo una explosión en la que perdió la vida”, explicó Lucas Pérez, el nuevo dueño. “Fue un golpe muy duro para los propietarios, quienes no pudieron reabrir el local después de ese suceso”, agrega.

Una esquina con más de 150 años de historia

En la esquina de las calles Chile y Perú, con una historia que se remonta al año 1865, un bar se erigía como un verdadero clásico entre los habitantes del pintoresco barrio de San Telmo. Frecuentado por personajes variopintos de la zona, este legendario café porteño volvió a abrir sus puertas tras 23 años de cierre debido a una tragedia. Bajo una nueva administración, este icónico establecimiento recobró su esplendor y transporta a sus visitantes a una época pasada de la ciudad de Buenos Aires.

Lucas Pérez, un cocinero de zona sur graduado del Instituto Gato Dumas y con su propio local en Monte Grande, se encontraba en la búsqueda de un nuevo lugar para mudar su cafetería. No encontrando opciones en su barrio, el destino le presentó una oportunidad casi fortuita. “Durante un fin de semana, mientras recorríamos la feria de San Telmo en familia, una esquina me llamó la atención”, relata Pérez. Allí se encontraba un edificio típico de la zona, totalmente abandonado, casi al borde del derrumbe, con vegetación creciendo por todos lados y completamente vandalizado. “Lo que más me intrigó fue un cartel gigante de venta. No lo dudé un segundo”, asegura el gastronómico.

Luego de ponerse en contacto con los dueños, inició los trámites para adquirir el local -un proceso complicado debido a la cantidad de sucesiones involucradas-. “Durante un año negocié el precio, y en febrero de 2020 finalmente concreté la compra de la esquina”, cuenta Pérez, que ni siquiera sabía con qué se encontraría dentro del local. Sin embargo, al poco tiempo estalló la pandemia, por lo que sus planes tuvieron que entrar en pausa.

34 segundos de terror. Así fue el robo en un histórico café de San Telmo que había estado cerrado desde 2001 y reabrió en febrero

A medida que las restricciones del confinamiento fueron levantándose, retomó el trabajo de restaurar la propiedad, comenzando por despejar todo lo que estaba tapiado. Al entrar por primera vez, quedó sorprendido al descubrir la esencia de lo que solía ser un típico bar porteño, que aún perduraban sus mesas, sillas, cafetera y heladera, a pesar de haber permanecido cerrado durante más de 20 años.

Mientras trabajaba en la transformación del que sería su nuevo local gastronómico, la gente del barrio no podía evitar detenerse frente a la esquina y notar la reactivación del lugar. “Me preguntaban si planeaba reabrirlo, y me comentaban que solía ser un bar muy querido por los vecinos de San Telmo. Incluso me cuestionaban si mantendría el mismo nombre: Saeta”.

Respetar una tradición

Fue entonces cuando el cocinero, a pesar de su experiencia en el rubro durante años, comenzó a sumergirse en el mundo de los Bares Notables. “A pesar de haberme dedicado siempre a esto, era un aspecto con el cual no estaba muy familiarizado. A medida que profundizaba en el tema, descubría más sobre la historia del bar”, explica Pérez. “Originalmente, era una especie de vinoteca llamada ´La estrella fugaz´, y en 1962 había abierto un restaurante en planta baja y un hostel en el primer piso, todo de los mismos propietarios. En aquel entonces, el bar operaba las 24 horas del día, con los tres dueños, inmigrantes españoles que llegaron a Argentina entre 1954 y 1957, turnándose para atenderlo. De hecho, incluso se podía pedir una milanesa con puré a las 4 de la mañana”, relata Pérez con incredulidad.

Así estaba la esquina del bar Saeta después de la explosión

La idea de devolverle al barrio ese tesoro perdido comenzó a gestarse en su cabeza. Se puso en contacto con los antiguos dueños y comenzó a buscar fotografías que mostraran cómo era el lugar en sus días de gloria, con la intención de recrear fielmente esa atmósfera nostálgica. “Empecé a reconstruirlo poco a poco, adquiriendo los materiales y elementos necesarios para capturar el estilo característico de los Bares Notables de esa época porteña”, señala el nuevo propietario.

Una vez completado todo el trabajo de restauración, que implicó reforzar la estructura, derribar paredes o elementos que no eran originales de la construcción, añadir un baño y ampliar el sótano, finalmente logró obtener una réplica casi exacta del Saeta original. “A veces te dicen que gastas más arreglando que construyendo desde cero. Avancé paso a paso, comprando materiales cada vez que podía; la mayoría de las cosas las tuve guardadas dos años hasta poder instalarlas”, asegura.

Finalmente, después de cuatro años de restauración, el 8 de febrero de este año se inauguró oficialmente Saeta Café. “La reacción de los vecinos fue abrumadora; hubo personas que entraron y se pusieron a llorar. Fue una verdadera apuesta; estaba más familiarizado con zona sur y no había considerado San Telmo, pero las circunstancias se presentaron de manera inesperada. A veces, una idea se arraiga en tu mente y simplemente no podés ignorarla. Honestamente, nunca imaginé lo que encontraría en este proceso”, finaliza Pérez.

Antes de ser un bar, en esta esquina funcionaba un almacén de bebidas

By magazineturisticodigital.com.ar

TURISMO DE ARGENTINA Y EL MUNDO